Análisis

Ese viejo Jeeps rojo, cuanto “jugo” le ha sacado el famoso, Jaime Mier y Terán

Un vival de la política

+Hasta ahora, sus “mañas” bien aprendidas enseñadas por sus “maestros de la simulación” le han funcionado, y es de los pocos políticos que le sobreviven a los exgobernadores priistas, Roberto Madrazo Pintado, Manuel Andrade Díaz, e incluso al malogrado, Andrés Rafael Granier Melo. Salió más vivo que sus padres putativos del PRI, partido donde militó antes de traicionarlos y tratar de pasar como hombre de “izquierda”.

+Astuto, acostumbrado al engaño, ese viejo Jeeps rojo que maneja y con el que simula ser un ciudadano común y corriente, le ha dado más dinero que su consultorio particular y las plazas en hospitales que todavía tiene, y que se resiste a dejar para que sean ocupadas por verdaderos médicos que deambulan en busca de una plaza para sobrevivir ante la falta de oportunidades y empleos en el sector.

+Con su bandera de querer ser candidato a la gubernatura, desde que asumió la dirección general del Colegio de Bachilleres, lo que pretende, Jaime Mier y Terán, es ser diputado federal, local o senador, y busca vender cara su declinación a sus falsas aspiraciones y sumarse al que será candidato del PRD al gobierno, a cambio de que le sea concedido lo que ambiciona para seguir disfrutando de los placeres del poder.

 

 

Discípulo aventajado de su “padrino” el priista Roberto Madrazo Pintado, el doctor de profesión, Jaime Mier y Terán Suárez encontró en el oportunismo de la política su modus vivendi para hacerse de cargos públicos cada que se acercan los procesos electorales, como el próximo del 1 de julio de 2018.

Una vez más, echando mano de su vieja estrategia, busca “brincar” a otra posición con sus falsas intenciones de ser candidato del PRD al gobierno de Tabasco, a pesar de que no tiene ninguna posibilidad, y de que sus pretensiones son más una caricatura, una mala broma, que algo serio y responsable.

Hasta ahora, sus “mañas” bien aprendidas, enseñadas por sus “maestros de la simulación” le han funcionado, y es de los pocos políticos que le sobreviven a los exgobernadores priistas, Roberto Madrazo Pintado, Manuel Andrade Díaz, e incluso al malogrado Andrés Rafael Granier Melo. Salió más vivo que sus padres putativos del PRI, partido donde militó antes de traicionarlos y tratar de pasar como hombre de “izquierda”.

Astuto, acostumbrado al engaño, ese viejo Jeeps rojo—cuanto “jugo” le ha sacado– que maneja y con el que simula ser un ciudadano común y corriente, le ha dado más dinero que su consultorio particular y las plazas en hospitales que todavía tiene, y que se resiste a dejar para que sean ocupadas por verdaderos médicos que deambulan en busca de una plaza para sobrevivir ante la falta de oportunidades y empleos en el sector.

Con su bandera de querer ser candidato a la gubernatura—la argucia que siempre utiliza para encaramarse al tobogán de la política– desde que asumió la dirección general del Colegio de Bachilleres, lo que pretende Jaime Mier y ´Terán es ser diputado federal, local o senador, y busca vender cara su declinación a sus falsas aspiraciones y sumarse al que será candidato del PRD al gobierno, a cambio de que le sea concedido lo que ambiciona para seguir disfrutando de los placeres del poder.

Diputado local, secretario de Salud y director del Colegio de Bachilleres son, entre otros, los cargos que ha conseguido, y que le han permitido llevar una buena y mejor vida desde que colgó la bata blanca y optó por los trajes y las guayaberas que usa para asistir a los eventos oficiales dentro y fuera del estado.

Como pocos, se dio cuenta muy pronto que el dinero y la política son dos cosas que van de la mano y que ayudan a “crecer”, y que a la larga resultan una jugosa inversión que suele dar buenos dividendos a ganar, siempre y cuando se sea un “oportunista”; profesional que aparece en los procesos electorales con su generosidad para “aportar” recursos a las campañas y “ayudar” a ganar contiendas.

Como se recordará, en el pasado proceso electoral del 2012, Jaime Mier y Terán presumió que había invertido alrededor de 50 millones de pesos en la campaña del PRD y que esperaba obtener eso y más.

Al final, no fue nombrado ni secretario de Salud ni tampoco ocupó alguna de las posiciones más importantes, pero fue enviado como director general del Colegio de Bachilleres donde comenzó su campaña adelantada para ser diputado o senador, y no para ser candidato a gobernador como dice que quiere.

De no ser por el gobernador, Arturo Núñez Jiménez, que puso en marcha la entrega de libros gratuitos para todos los jóvenes del nivel medio superior, y ha destinado recursos para rehabilitar las instalaciones de Colegios de Bachilleres, los resultados de Jaime Mier y Terán Suárez serían desastrosos.

El éxito también de la implementación de la reforma educativa ha sido del mandatario estatal que a través de la Secretaría de Educación ha estado al pendiente de su instrumentación y su puntual seguimiento.

Por su propia cuenta, el médico de profesión ha sido incapaz de imponer una nueva dinámica a la institución que, sin embargo, permanece estancada, porque se ha distraído con sus aspiraciones políticas, mientras los problemas de todo tipo, desde académicos hasta políticos, no cesan en las instituciones de bachilleres.

Aunque se desconoce el monto, con sus ingresos salariales como funcionario y los recursos públicos de los que dispuso durante casi 5 años, Jaime Mier y Terán ya recuperó lo que supuestamente invirtió, y a hora se prepara para dar el salto y seguir medrando con algún otro de los cargos que logre conseguir.

En ese propósito, sin escrúpulos,  ha venido usando a los profesores, padres de familia y alumnos del Colegio de Bachilleres, a los que obliga a que asistan a sus eventos que hace parecer ciudadanos, como el que sostuvo hace poco tiempo y que usó para “destaparse” y anunciar que renunciará en diciembre.

Convertido en un consumado vival de la política, Jaime Mier y Terán ha sacado lo más oscuro de sus ambiciones personales denigrando el sector educativo que le fue confiado, y pervirtiendo la educación de miles de jóvenes, muchos de los cuales tendrán su primera experiencia electoral el próximo 1 de julio de 2018.

Con su renuncia que sin duda contribuirá al rescate del Colegio de Bachilleres de Tabasco, que vive una de sus peores crisis, Jaime Mier y Terán sólo confirmará lo que desde el principio le cuestionaron, no por su formación, sino por su evidente ambición política: que la educación y los estudiantes no son ni han sido su prioridad, y que nunca tuvo el perfil para encabezar una de los sistemas educativos más importantes.

Traidor y desagradecido, desaprovechó la confianza y la oportunidad que le dio el gobernador, Arturo Núñez para servir a los tabasqueños y ahora, cínico, quiere otro cargo de elección en el 2018, para hacer lo mismo cuando se acerquen otros procesos para dar el brinco a otra posición, y así, en tanto pueda y lo dejen.

Ahora, lo único que espera es que el PRD inicie el proceso de selección de sus candidatos a gobernador, para anotarse a la contienda interna, pero no para ganarla, sino para estar en condiciones de chantajear con su apoyo al que punteé en las preferencias electorales, que estará entre Gerardo Gaudiano Rovirosa, José Antonio de la Vega Asmitia, y el senador Fernando Mayans Canabal.

Pero la militancia y los dirigentes del PRD saben las perversas intenciones que tiene Jaime Mier y Terán para conseguir una posición en el Congreso del Estado o en el Congreso de la Unión, y que sin ser un perredista de sepa, ha logrado disfrutar de cargos inmerecidos por el solo hecho de aportar recursos.

Como se ha visto, Mier y Terán, sólo busca—como todo oportunista—sacarle jugo a su flamante Jeeps rojo. Vanguardia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

https://www.vanguardiatabasco.com/wp-content/uploads/2016/01/espacio.jpg
Comenta tu opinión

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calle: Belisario Domínguez No. 423, Col: Gil y Sáenz. Código Postal No. 86080 Tel: 315 49 96 Cel: 044 99 31 60 93 56 Correo: VANGUARDIA_JLCM@HOTMAIL.COM

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a esta página y recibir notificaciones de las actualizaciones.

Únete a otros 6 suscriptores

Todos los derechos reservados © 2016. Semanario Vanguardia Tabasco

Arriba