Crítica

Gaudiano: el alcalde que simula gobernar Centro

Desdeñó la oportunidad de demostrar su valía y, en cambio, abandonó su responsabilidad de administrar con sapiencia

En su ambición desmedida por ser el gobernador de Tabasco, se olvida que es el presidente  municipal de la capital

 

La obsesión por el poder no sólo aniquiló los sueños de un joven que  demostró incapacidad para gobernar sino que, en unos cuantos meses, enlodó la memoria de su abuelo. Aquel que acuñó la frase de “gobernar con el pueblo” y que éste, de un solo brochazo, pisoteó el legado del otro, Rovirosa que, ese sí,  supo demostrar sabiduría, templanza y valor en los momentos más álgidos de la historia.

Mientras que al ingeniero, Leandro Rovirosa Wade, se le recuerda por su capacidad, inteligencia, prudencia, tolerancia, lealtad para consigo mismo, pero sobre todo, por su instinto, carácter y convicciones; su nieto—él que tanto pregonó emular a su abuelo—Gerardo Gaudiano Rovirosa, no sólo es repudiado por mentiroso, falso, traidor y embustero, sino que la ciudadanía le ha gritado en su cara que es un mal gobernante; un personaje que siempre ocultó sus intenciones,—la de alborozarse del, y por el poder—enmascaró sus sentimientos y revelando que todos sus actos, como gobernante de Centro, son indignos, vergonzosos, nocivos, arrufianados e irredimibles. Todo—según José Ingenieros—un delincuente, ignorante y simulador.

William Shakespeare, escribió que “unos nacen grandes, otros logran la grandeza y a algunos les cae encima la grandeza. Gerardo Gaudiano Rovirosa, pudo haber conquistado la grandeza y seguir los mismos pasos de su abuelo, pero prefirió embarrarse con pústulas de corrupción. Fue su decisión rodearse de una camarilla de filibusteros de la política, y convertirse en rehén de intereses mezquinos que hoy lo tienen contra la pared.

Pudo, Gaudiano Rovirosa, convertirse en el líder de los tabasqueños y así, al igual que LRW, pasar a la posteridad por haber sabido enfrentarse a los grandes desafíos, pero no quiso. No pudo, porqué le faltó escuela, sapiencia, valor, honorabilidad. Y en cambio, se convirtió en un vulgar farsante que desgobierna Centro.

A 18 meses de haber asumido el poder, ¿Cuáles son los resultados del presidente municipal de Centro? Nadie mejor que los que sufragaron por él podrán responder a esta interrogante: El joven gobernante está reprobado. Y auto descalificado para gobernar Tabasco.

Al rodearse de una élite de mercenarios de la política que corroen el presupuesto del municipio—importados de Cancún y aliados del exgobernador Roberto Borges—Gaudiano Rovirosa, no sólo comete una grave traición a la clase política tabasqueña sino que, además, dado a su ruindad e infamia en contra de la ciudadanía centreca borra, de un plumazo, la esperanza de miles de coterráneos la oportunidad de obtener mayor bienestar para sus familias. Todo—y él lo sabe—por sus ambiciones de poder.

Cuando se pensaba que todo iba a cambiar, y cuando miles de villahermosinos creyeron que con el nieto de LRW, las cosas serían diferentes, el desencanto cubrió la mente de los Tabasqueños. El engaño fue terrible. La confianza se volvió odio, despecho, frustración, repudio. Gaudiano, les mintió a todos.

Y ya con el poder, el “poderoso” gobernante, se volvió insolente, irresponsable, abusivo e intolerante. Y fue más allá: su ambición predominó y rebasó los límites de la prudencia política, al permitir y solapar que, bajo su sombra, lucre una camarilla que, afanosamente, buscan enriquecerse de manera ilícita. Aquí están las pruebas.

Decía, Richard Nixon, en sus memorias, Lideres, que: “La mejor manera de hacer historia es escribirla”; la pregunta sería: ¿cómo podrá, Gerardo Gaudiano Rovirosa, dejar un legado histórico, sino pudo tan siquiera escribir un simple discurso que lo convirtiera en un líder nato, capaz de enfrentarse a sus propios desafíos que marcaran su propia  historia?

Pobre Gerardo, pobre pueblo, pobre abuelo. Que pobreza moral de los otros, Rovirosa.

 

Gerardo Gaudiano Rovirosa, asumió la presidencia municipal de Centro con muchos compromisos en su agenda y varios proyectos en la cabeza, quizá por eso la ciudadanía le dio el beneficio de la duda y por el apoyo otorgado a él por varios integrantes de la prensa local.

Sin embargo y aunque muchas ideas las puso en marcha, a ninguna pudo darle seguimiento puntual, sencillamente, porque se dedicó a ser campaña rumbo a la gubernatura y no a administrar los recursos destinados para el desarrollo de las comunidades y el beneficio de la población durante todo el 2016.

Van algunos ejemplos. Para la operatividad del programa de eventos culturales, erogó tres millones 067 mil, 903 pesos con 80 centavos, sin embargo, cuando el Órgano Superior de Fiscalización estatal lo llamó a rendir cuentas, no pudo presentar ninguna documentación comprobatoria y justificativa de esos gastos.

Únicamente le dijo que lo destinó para el pago de apoyos económicos a quienes participaron en las diversas actividades realizadas por el ayuntamiento durante el mes de julio de 2016.

Su peregrinar en la búsqueda de simpatías, de igual forma provocó que sus amigos y compadres hicieran de las suyas, autorizándose súper sueldos. Entre los meses de octubre a diciembre, 43 servidores públicos excedieron sus percepciones netas en relación con su superior jerárquico (jefe inmediato).

Entre ellos Olga Cristina Hernández Pérez, Daniel Benyohanan Pérez Mejía, Oscar Barajas Rebolledo, Javier Alejandro de la Fuente Escalante, Carlos Miguel Jiménez Avendaño, Juan David Izquierdo Asencio, Rubén Darío Vázquez Barrera, Adriana de la Fuente Otero, Constantino Alonso Pérez Mari y Rubén Darío Ligonio Morales (un perredista que es señalado de lo mismo en cada administración en la que participa), entre otros.

Amigos y perredistas que lucraron el presupuesto como una forma de cobro por haberlo ayudado en su lucha por el poder y a quienes, Ricardo Alberto Urrutia Díaz, contralor municipal y Edgar Thomas Barría, director de finanzas, intentaron proteger de sus actos inmorales, mandando el oficio número CM/SEIF/2110/2017 del 01 agosto de 2017, con el que aseguraban que a estas personas se les había pagado de conformidad con el tabulador de sueldos del ayuntamiento de Centro. El cual fue autorizado por el cabildo el 23 de diciembre de 2016 y de acuerdo con las condiciones generales de trabajo del Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Estado.

Puras mentiras porque las justificaciones invocadas no corresponden a los trabajadores de confianza, sino que son derechos exclusivos de la base sindicalizada; razones por las que el OSFET ordenó instaurar un procedimiento para el fincamiento de responsabilidades resarcitorias y administrativas a todos los involucrados.

En ese mismo periodo, otros 75 funcionarios también ganaron más de lo que deberían, según sus respetivas categorías (incluyendo percepciones ordinarias y adicionales), algunos de ellos son: Ricardo Pérez Vértiz; Juan Torres Calcáneo; Ulises Calzada Palomeque; Ulises Chávez Vélez; José Alberto Pinzón Herrera; Jesús Antonio Sansores Narave y Benjamín Adalberto Quiles León.

Originadas por esa anarquía administrativa  se encontraron dos categorías laborales no contempladas en el tabulador de sueldos (la de delegado municipal y la de receptor de documentos) y por las que el municipio gastó tan solo en octubre, noviembre y diciembre, cuatro millones 179 mil 619 pesos con 79 pesos.

Este desorden ha imperado en todas las áreas y afectado los programas sociales de manera sustantiva. Es el caso del programa de limpieza y desazolve de la red de drenaje, el cual requirió un presupuesto superior a los 12 millones y medios de pesos ($12 699 680.00).

Mediante ese presupuesto se rentaron cinco equipos especializados para dicha actividad, sin embargo, la transacción fue ilegal, toda vez que la debieron licitarla públicamente y no beneficiar de manera directa al proveedor Bernardo Noguera Miceli  (El clásico “amiguismo” y “compadrazgo”, utilizado por el político trasnochado).

No terminó ahí el asunto, resulta que este empresario cuando se le requirió el servicio, no presentó la póliza de fianza equivalente al 20% del monto total del contrato, la cual debería ser expedida por una institución afianzadora legalmente autorizada para ello, tal y como lo marca la ley en la materia.

Desafortunadamente, para la ciudadanía de Centro, la fijación de Gaudiano Rovirosa  por emular a su abuelo Leandro Rovirosa Wade, lo hizo desdeñar la gran oportunidad que tuvo para demostrar su valía, abandonando de plano su responsabilidad de gobernar y administrar.

Ese frenesí también lo hizo pelearse con aquellos que lo arroparon cuando vino a Tabasco a recoger el ombligo e iniciar una carrera política (tal y como lo hizo en su momento Roberto Madrazo Pintado); especialmente, con varios comunicadores, informadores y periodistas con quienes pactó una alianza a las afueras de la ciudad (colonia Las Mercedes).

Esta traición se fraguó de manera inmediata a su asunción al poder. Entre julio y agosto sus súper asesores lo convencieron para que cancelara las facturas de varias empresas editoriales, a las cuales les pagaba por supuestos servicios publicitarios.

A la organización editorial Acuario SA de CV, le cancelaron su pago correspondiente al mes de junio por $870 000.00 (orden de pago 006467); A Hersio SA de CV, le sucedió lo mismo, con su factura de $857 142.00 (orden 006489).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Así como a Novedades del Golfo SA de CV, factura de $348 000.00 (orden 8529); a Tele Emisoras del Sureste SA de CV, factura por $690 000.00 (Orden 006478); a TV Tabasco SA de CV, por $500 000.00.

A La Verdad Compañía Editora SA de CV, por $200 000.00 (Orden 006473); a Diario Tabasco SA de CV, por $180 000.00; a Radio Núcleo Comunicación Oro SA de CV, por $174 000.00; a CIA Periodística El Heraldo de Tabasco SA de CV, $127 600.00; Grupo RAMEH Multimedios S. A. de C. V, por $100 000.00.

A estas y otras empresas editoriales, las sometió a los caprichos de sus asesores en medios, los cuales finalmente, impusieron a su grupo de amigos, quienes son los culpables de la desinformación y el desprestigio que lo rodea.

Hoy, Gerardo Gaudiano no duerme por estar pensando en la silla de Arturo Núñez Jiménez, mientras la obra pública realizada en los primeros meses de su gobierno, se hizo sin cumplir con los estándares de calidad requerida por la sociedad.

Por ejemplo, en la modernización, mejoramiento y ampliación de la red de alumbrado público e iluminaciones especiales en la avenida Usumacinta, del tramo existente entre el monumento Andrés Sánchez Magallanes a la fuente Maya, se devengaron $8 839 914.87, provenientes del fondo para municipios productores de hidrocarburos en regiones marítimas del 2016.

Un dinero que gracias a la falta de seguimiento de Gaudiano, a los trabajos realizados por sus colaboradores, prácticamente se fue al caño; toda vez que el sistema eléctrico instalado dentro de la jardinería de la fuente para el uso de las lámparas LED COB de 10 watts, fue declarado inservible por el personal de órgano fiscalizador, después de hacerle una inspección ocular y física a la obra, el 03 de julio de 2017.

Esta como otras obras, fueron impactadas por su permanente campaña, pues provocó que el residente de obra de cada una de ellas, no cumpliera con su función de supervisar, vigilar, controlar y revisar los trabajos, incluyendo la aprobación de las estimaciones presentadas por los contratistas, por lo que la calidad no fue garantizada.

Contrario a estas evidencias, en su informe aseguró que en un año y medio transformó al municipio, que después de él nadie podrá hacer lo mismo, que jóvenes como él son el futuro y que está listo para tomar las riendas del gobierno del estado.

Otras más de sus mentiras, porque tuvo la oportunidad para concretar su proyecto, de consolidar sus alianzas y demostrar que su palabra vale; en cambio se rodeó de vivales oportunistas que actúan como cofradía y quienes lo aislaron de la realidad y lo alejaron de aquellos que verdaderamente pudieron apoyarlo.

Gerardo Gaudiano, pudo tenerlo todo, mas su falta de tacto y cálculo político lo ha colocado en la ruta de ser un político más malogrado, como sucedió con Rosalinda López Hernández, José del Carmen Escayola Camacho y Humberto de los Santos Bertruy.  Un imberbe que no vivirá un verano sentado en el sillón principal de la Quinta Grijalva.

La obsesión por el poder no sólo aniquiló lo sueños de un joven que  demostró incapacidad para gobernar, sino que en unos cuantos meses, enlodó la memoria de su abuelo. Aquel que acuñó la frase de “gobernar con el pueblo” y que éste, de un solo brochazo, pisoteó el legado del otro, Rovirosa, que, ese sí,  supo demostrar sabiduría, templanza y valor en los momentos más álgidos de la historia.

Mientras que al ingeniero, Leandro Rovirosa Wade, se le recuerda por su capacidad, inteligencia, prudencia, tolerancia, lealtad para consigo mismo, pero sobre todo, por su instinto, carácter y convicciones, su nieto—él que tanto pregonó emular a su abuelo—Gerardo Gaudiano Rovirosa, no sólo es repudiado por mentiroso, falso, traidor y embustero, sino que la ciudadanía le ha gritado en su cara que es un mal gobernante; un personaje que siempre ocultó sus intenciones,—la de alborozarse del, y por el poder—enmascaró sus sentimientos y ha revelado que todos sus actos, como gobernante de Centro, son indignos, vergonzosos, nocivos, arrufianados e irredimibles. Todo—según José Ingenieros—un delincuente, ignorante y simulador.

William Shakespeare, escribió que: “Unos nacen grandes, otros logran la grandeza y a algunos les cae encima la grandeza”. Gerardo Gaudiano Rovirosa, pudo haber conquistado la grandeza y seguir los mismos pasos de su abuelo, pero prefirió embarrarse con pústulas de corrupción. Fue su decisión rodearse de una camarilla de filibusteros de la política, y convertirse en rehén de intereses mezquinos que hoy lo tienen contra la pared.

Pudo, Gaudiano Rovirosa, convertirse en el líder de los tabasqueños y así, al igual que LRW, pasar a la posteridad por haber sabido enfrentarse a los grandes desafíos, pero no quiso. No pudo, porque le faltó escuela, sapiencia, valor, honorabilidad. Y en cambio, se convirtió en un vulgar farsante, que desgobierna Centro.

A 18 meses de haber asumido el poder. ¿Cuáles son los resultados del presidente municipal de Centro? Nadie mejor que los que sufragaron por él podrán responder a esta interrogante. El joven gobernante está reprobado. Y auto descalificado para gobernar Tabasco.

Al rodearse de una élite de mercenarios de la política que corroen el presupuesto del municipio—importados de Cancún y aliados del exgobernador Roberto Borges—Gaudiano Rovirosa no sólo comete una grave traición a la clase política tabasqueña, sino que además, dado a su ruindad e infamia en contra de la ciudadanía centreca, borra de un plumazo, la esperanza de miles de coterráneos la oportunidad de obtener mayor bienestar para sus familias.

Cuando se pensaba que todo iba a cambiar, y cuando miles de villahermosinos creyeron que con el nieto de LRW, las cosas serían diferentes, el desengaño, la desesperanza y el desencanto volvieron a cubrir la mente de los Tabasqueños. El engaño fue terrible. La confianza se volvió odio, despecho, frustración. Gaudiano, les mintió a todos.

Y ya con el poder, el “poderoso” gobernante, se volvió insolente, irresponsable, abusivo e intolerante. Y fue más allá: su ambición predominó y rebasa los límites de la prudencia política al permitir y solapar que, bajo su sombra, lucre una camarilla que, afanosamente, buscan enriquecerse de manera ilícita. Aquí están las pruebas.

Decía, Richard Nixon, en sus memorias, Lideres, que: “La mejor manera de hacer historia es escribirla”; la pregunta sería: ¿cómo podrá, Gerardo Gaudiano Rovirosa, dejar un legado histórico sino pudo tan siquiera escribir un simple discurso que lo convirtiera en un líder nato, capaz de enfrentarse a sus propios desafíos que marquen su propia  historia? Vanguardia.

https://www.vanguardiatabasco.com/wp-content/uploads/2016/01/espacio.jpg
Comenta tu opinión

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calle: Belisario Domínguez No. 423, Col: Gil y Sáenz. Código Postal No. 86080 Tel: 315 49 96 Cel: 044 99 31 60 93 56 Correo: VANGUARDIA_JLCM@HOTMAIL.COM

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a esta página y recibir notificaciones de las actualizaciones.

Únete a otros 5 suscriptores

Todos los derechos reservados © 2016. Semanario Vanguardia Tabasco

Arriba