Análisis

El ángel de la corrupción

Los enredos amorosos de Solís

…y sus bellas edecanes

 

Antes de la llegada del Gobierno del Cambio, el Instituto de Administración Pública (IAP) A.C., era un reducido cascarón olvidado del madracismo.

Sin embargo, Ángel Solís Carballo,  un político encumbrado al amparo del exgobernador Roberto Madrazo, de quien  aprendió muy bien las lecciones de simulación, traición  y obsesión por el poder,  fue enviado a infiltrarse en el gobierno actual y con ello, reactivar  su  cuestionada trayectoria política ejercida  en Chiapas, Campeche y Tabasco.

Con el argumento de generar  capacitación profesional administrativa en los nuevos funcionarios gubernamentales, obtuvo una oportunidad de oro que le permitió estar cerca de las decisiones del poder, entonces, dio rienda suelta a la codicia que lo mueve: ser diputado local.

A la par de llevar a cabo algunos eventos de capacitación en el gobierno del estado, obviamente con su respectiva  facturación. Se suponía que Ángel Solís  trasladaría sus “buenas intenciones” de profesionalización en el servicio público,  a los ayuntamientos  que es donde se concentra la mayor ignorancia administrativa: la de alcaldes, síndicos de hacienda, titulares de finanzas, programación y hasta regidores, sin embargo, ello no ocurrió dejando entrever que sus intereses estaban en el nivel estatal.

Para apuntalar sus planes, Solís Carballo se acercó

a varias mesas de periodistas, donde además de hablar de los objetivos del IAP, se defendía de los señalamientos en su contra que por 2013 circulaban en los medios de comunicación  y, desde luego, platicaba en corto de sus aspiraciones políticas.

Al paso de los meses, varios comunicadores  que creyeron en sus promesas, comenzaron a apoyarlo desde el mismo instituto, sin saber el infierno que les esperaría, pues, finalmente se dieron cuenta que estaban siendo utilizados por Ángel, en pos de sus ambiciones personales.

Salieron enemistados, porque los delirios de persecución que padece Solís, lo llevaron a desconfiar de los comunicadores e, incluso, a espiarlos y revisar la información  tanto oficial como  personal de las computadoras de trabajo.

La mayoría de los columnistas de las mesas, no creyeron en  las mentiras del entonces presidente del IAP. Mejor pintaron su raya. No permitieron que éste los utilizara, ni se beneficiara  de la honorabilidad construida por años en el ámbito periodístico.

También como parte de su plan, el ángel de la corrupción se rodeó de bellas edecanes que lo acompañaban a las mesas periodísticas, además de ser  ellas, las exuberantes chicas, las  mismas que aparecieran en los eventos y del comité de recepción de clientes en el  IAP. Los enredos amorosos de Solís con una bella recepcionista que hoy ocupa importante cargo en el instituto, ya se ha documentado en las páginas de Vanguardia.

Pese a todo,  su malévolo plan falló, porque en  2015 Ángel Solís no fue considerado para ninguna diputación  plurinominal.

Al continuar con su propósito, hábilmente, intensificó  el acercamiento con el gobernador Núñez, el invitado especial de los informes del IAP en los  últimos dos años.

Pero detrás de esa figura de adulador profesional,  político perfumado, metrosexual dicen algunos, se esconde un cínico farsante; el mismo que haciendo gala de prepotencia por la disputa de un espacio de estacionamiento en la Plaza Pagés, que se agandalló en su calidad de presidente del Consejo Directivo del IAP, en 2015, irrumpió en la clínica del médico veterinario Luis Madrigal Sastré para retarlo a golpes e insultarlo.

En respuesta, Ángel Solís fue demandado por allanamiento y amenazas, averiguación previa 307/2015, sin que haya respondido por los cargos que se le imputan.

En los albores del año 2016, Ángel Solís Carballo, quien se ostenta como licenciado en Derecho con maestría en Administración Pública y posgrado en  Desarrollo de Asentamiento Humanos en el Tercer Mundo, asumió el cargo de secretario de Educación, en sustitución de Víctor López Cruz, quien a su vez relevó a Rodolfo Lara Lagunas.

El tercer secretario llegó sin tener experiencia docente, ni formación en materia pedagógica, sin bagaje en el sistema educativo lo que lo hace un neófito de la realidad en el estado.

Tabasco, según la prueba PLANEA tiene los más bajos niveles de aprovechamiento del país. Por lo que el reto mayor es el impulso  a  la educación de calidad.

En su toma de protesta enfundado en su experiencia aduladora, Solís dijo que se apoyaría en la inteligencia de maestros, administradores y a los líderes sindicales los convocó a colaborar con responsabilidad en su encomienda.

Pese a lo que dijo a su llegada, el 15 de agosto, la SETAB asignó plazas a nuevos docentes, y lo hizo a puertas cerradas; lo que provocó el enojo de maestros, padres de familia y  líderes sindicales, excluidos, porque consideraban que unos cuantos se estaban agandallando con las plazas.  Esto con la complacencia del secretario de educación, quien por cierto, salió a desmentir los hechos que ya varios medios habían dado a conocer a la opinión pública.

Ahí quedaron de manifiesto las acciones fraudulentas y corruptoras de Ángel Solís. Además de que el ambiente está crispado, porque varios maestros de secundaria que por años venían contratando materias al no poder basificarlas; ahora, de manera sorpresiva y sin justificación convincente, ya no se les permitió contratarlas y estar frente a grupo, lo que sin duda perjudica a la juventud que en su discurso, el secretario prometió educación de calidad.

Por otro lado, en extrañas acciones que se deducen como actos de corrupción, hay maestros asignados con 35 horas y hasta 40 que es la carga completa, sin haber presentado el examen al que obliga la Reforma Educativa. Tal es el caso de la técnica 7 de la villa Tamulté de la Sabanas, donde acaban de asignar a una guapa maestra, la cual no tiene examen presentado, ni experiencia docente, ahondando más en el problema educativo existente.

Ángel Solís no abandona sus insanas aspiraciones de ser diputado,  y ya está montado en una campaña de proyección mediática de su imagen, a través de las redes y en los medios tradicionales: su actuar ya es predecible.

Sin embargo, la  difícil situación actual de la educación en Tabasco no permite  sostener las andanzas políticas de un secretario que pretende utilizar el cargo, como ventana para su proyecto personal.

La oportunidad de ser secretario debe ser aquilatada en términos de lealtad hacia el mandatario estatal, para verdaderamente, contribuir al logro de los objetivos del gobierno del cambio en materia educativa.

Ángel Solís debe bajarle a sus calenturas legislativas, cumplir con la encomienda que Núñez le dio; el compromiso es con la sociedad, con los padres de familia, con los jóvenes y niños, así lo ha establecido Aurelio Nuño el secretario nacional.

Entonces no sería lógico que el secretario de educación de Tabasco deje el cargo como si dejara una camisa para ponerse otra, sin haber cumplido.

Tiene la obligación formal y moral de acompañar hasta el último día de la administración en el 2018 al gobernador Arturo Núñez, sea por lealtad, por congruencia, por responsabilidad pública y por corresponder a la generosidad del mandatario; pero el secretario de educación debe quedarse a cumplir el compromiso adquirido. Si es que tiene vergüenza y palabra de hombre.

Tabasco y la educación ya no aguantarían un cuarto secretario. Vanguardia.

 

 

 

 

 

 

https://www.vanguardiatabasco.com/wp-content/uploads/2016/01/espacio.jpg
Comenta tu opinión

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calle: Belisario Domínguez No. 423, Col: Gil y Sáenz. Código Postal No. 86080 Tel: 315 49 96 Cel: 044 99 31 60 93 56 Correo: VANGUARDIA_JLCM@HOTMAIL.COM

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a esta página y recibir notificaciones de las actualizaciones.

Únete a otros 5 suscriptores

Todos los derechos reservados © 2016. Semanario Vanguardia Tabasco

Arriba