Crítica

Aldecoa Damas, guarda silencio cómplice

32 millones de pesos, el quebranto de la UPGM

A pesar de que afirma que su antecesor Eddy Arquímedes García Alcocer hundió a la universidad, en entrevista periodística, se raja y huye del tema.

 Carlos Aldecoa Damas juega a la ruleta rusa: busca ser, desesperadamente, el “chivo expiatorio”  en el 2018. Las complicidades de poder, así lo demuestra.

En “secreto” habla abiertamente de un quebranto de 32 millones de pesos. Acusa a su antecesor Eddy Arquímedes García Alcocer, no sólo de haber dejado a la Universidad Politécnica del Golfo de México (UPGM) con saldos rojos sino que—asegura—que todas las instalaciones están derruidas y, terriblemente, en el abandono. En el recorrido, al que nos invitó, nos mostró una institución “fatal”, en su imagen.

Fuera de entrevista, Aldecoa sostiene que en los tiempos de García Alcocer hubo una corrupción galopante–¿quién era el director administrativo?—ya durante la entrevista y al ser cuestionado por el reportero, sobre el quebranto financiero, se “traga” sus palabras, se raja y se desvía del tema: “Estamos valorando precisamente esa cifra para poder, más o menos, verificar a ver hasta dónde estamos (sic) en cuestiones de crisis económica”.

Según fuentes—el mismo Aldecoa Damas, lo corroboró y lo afirmó– se habla de una crisis financiera de 32 millones de pesos, que dejó su antecesor ¿Es en realidad eso?, se le inquiere. Coleteando en sus exabruptos el nuevo titular de la UPGM señala: “Ahorita no tengo bien esos datos” y arguye que: “Estamos en esa valoración. Estamos en nuestro equilibrio financiero”.

Sonriendo y sumergiéndose en las aguas profundas de las cloacas de poder Aldecoa Damas se niega a denunciar el quebranto financiero y, tal solo, puntualiza: “Estamos haciendo una evaluación precisamente de las necesidades y, en su momento, vamos a tratar de hacer más ajustes de acordé, como dice el dicho,  para ver hasta dónde me alcanza la cobija;  si la cobija no me da para taparme los pies y la cabeza vamos a tener que meter internamente otra medida más de oscuridad (sic) para seguir avanzando”.

En menos de quince minutos, Carlos Aldecoa sufrió de amnesia, se le olvidó todo. Le había asegurado al reportero un quebranto de 32 millones de pesos; teniendo enfrente la grabadora, con su silencio, con su tontedad, cayó en complicidades de poder, y solapa a su antecesor en las raterías cometidas: “Valoramos nuestro punto de equilibrio”, volvió a repetir.

A pesar de que le había hecho observaciones al reportero de lo destruida que está la universidad. Aldecoa Damas se retractó en la entrevista y sólo se concretó a responder: “Hay que trabajar, redoblar esfuerzos”.

La pregunta fue concisa: me acabas de reconocer de que Eddy Arquímedes García dejó en el abandono a la universidad, ¿Cuáles serían tus acciones como nuevo rector? Indica, evasivo: “Tenemos que meter proyectos de mejorar la cuestión institucional; en aspectos de la infraestructura. Estamos trabajando en ello”.

Nunca se comprometió a denunciar ante las autoridades correspondientes las trapacerías y  corruptelas de quien fuera su Jefe. Todo lo contrario, lo está encubriendo. Así lo dijo en entrevista: “A partir del 11 de agosto, yo respondo de mis actos”.

Tú eras director administrativo de la Universidad Politécnica del Golfo de México. ¿Por qué la dejaron caer? El cinismo afloró: “Pues, cada administrador tiene su forma de trabajar;  pues, yo aquí respondo a partir del 11 de agosto, hacia delante”, insistió.

Aldecoa, habla sobre la confianza que le otorgó el ejecutivo para que él dirigiera los destinos de la UPGM y apunta que, en ese sentido, hay que refrendar la lealtad, el compromiso que tiene, el señor gobernador, para con la sociedad tabasqueña: “La universidad es un ente, es un ente muy importante que le da esa reciedumbre de enseñar y beneficiar a la sociedad paraiseña y a municipios circunvecinos”.

Aldecoa Damas quien se rehusaba a dar entrevista a Vanguardia, tuvo que torcer el brazo y aceptar sentarse con el reportero. Aunque su bella secretaria—siempre se ha rodeado de bellas amazonas, es su debilidad—insistía en que tenía reunión urgente en la ciudad de Villahermosa—el entrevistador se dio cuenta de la treta—se le pudo cuestionar sobre el estado en que se encuentra la Universidad Politécnica del Golfo.

De entrada, Carlos Aldecoa  le refrendó su institucionalidad y su solidaridad al gobernador de Tabasco. “Por la confianza que medio en esta universidad”; luego dijo que todas las universidades publicas enfrentan un reto que es la escases de recursos, los recortes que ha hecho la federación, pero esto—agregó—nos invita a redimensionar los recursos humanos y financieros para poder avanzar y otorgar una educación de calidad.

El personaje que se la pasa lloriqueando por sus “enormes deudas” económicas, sufriendo porque le debe a muchos bancos, porqué tiene hipotecado sus ranchos y porque no  cuenta con vacas que le den leche, busca demostrar arrojo, interés y vocación de servicio cuando dice: “Tenemos que imprimir con más fuerza y con más dinamismo. Tenemos que ir acompañado y emparejado con lo que hace el gobernador del estado de mejorar la calidad. Hacer más con menos recursos; ese es una meta muy importante, sobre todo, que se vive momentos de austeridad y los momentos de austeridad nos señalan que todos los organismos públicos, debemos ir a la par”.

Más adelante insiste que su mayor desafío es hacer más con menos: “Hoy en día tenemos menos recursos, pero si tenemos la voluntad, la imperiosa necesidad de mejorar los índices de la calidad, los índices de la enseñanza, mejorar la matrícula, estaremos cumpliendo adecuadamente, y de esa manera seguir avanzando”.

Admite que quiere dar lo mejor de sí en la universidad y señala, además, que pone al servicio de la UPGM, sus conocimientos, sus aptitudes, su capacidad, la experiencia que tiene:  “Demostrar que hoy, es una parte muy sustantiva al estar al frente de esta universidad  y, repito, tenemos que trabajar a la par del licenciado Núñez que es una gente que ha trabajado a favor de los tabasqueños. Es una gente que se ha comprometido con la gente de Tabasco y, en esa tesitura, tenemos nosotros que seguir avanzando, sobre todo, el aspecto educativo”.

De sus aspiraciones políticas—siempre ha soñado gobernar Tenosique– Aldecoa Damas, resuelve que por “ahorita” su misión es trabajar y se compromete a no marearse con el poder–¡No me voy a subir a la altura de un ladrillito, dice—“Para mí es un gran reto—añade– Formar jóvenes con proyección científica, con proyección de conocimientos, ya que necesitamos una juventud cada día más preparada, necesitamos preparar más jóvenes para  el mercado de obras, sobre todo, los que hoy vivimos una economía capitalista (sic).

Finalmente rechaza que la rectoría de la UPGM, sea un pago de factura—aunque tardía—de su amigo, el gobernador de Tabasco. “Eso yo no lo tomo como un pago de facturas. El gobernador es mi amigo desde hace más de 20 años; yo estaba estudiando la prepa cuando lo conocí.  Él es mi amigo. Yo no miro la amistad por lo que él me dejó o por lo que yo le doy. Yo creo que la amistad debe ser una amistad sincera. Una amistad llena. Una amistad abierta como la que tengo con él.  A él le tengo todo mi aprecio, todo mi respeto, me haya dado o no”. Vanguardia.

 

 

 

 

https://www.vanguardiatabasco.com/wp-content/uploads/2016/01/espacio.jpg
Comenta tu opinión

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calle: Belisario Domínguez No. 423, Col: Gil y Sáenz. Código Postal No. 86080 Tel: 315 49 96 Cel: 044 99 31 60 93 56 Correo: VANGUARDIA_JLCM@HOTMAIL.COM

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a esta página y recibir notificaciones de las actualizaciones.

Únete a otros 5 suscriptores

Todos los derechos reservados © 2016. Semanario Vanguardia Tabasco

Arriba