Análisis

El rufiancillo del PRD

El Rey Midas del PRD: todo lo corrompe, todo lo pudre

El poder corruptor de Juan Manuel Fócil Pérez

 

+Chantajista y vividor, encontró en la política y en el PRD su botín personal y modus vivendi.

+Para el “empresario” de la limpieza, que se lava las manos con alcohol o se limpia con anti-bacterial apenas acaba de saludar a los perredistas humildes que se le acercan, primero está el negocio y se frota las manos de solo pensar que podría ser gobernador. 

+La fe y la religión de vida de Juan Manuel Fócil Pérez ha sido el dinero y su poder corruptor. Pone en práctica el pensamiento madracista: “Todo lo que se compre con dinero es barato”. Y donde ha estado el billete, ahí aparece el neoperredista de marras.

+Al pago por la candidatura de parte del interesado que quiere ser candidato a una diputación local, federal o  presidente municipal, con sus excepciones, siguen los acuerdos en lo oscurito para que, de ganar la elección, le compartan el presupuesto público y obras millonarias. Se le cuadran si quieren ser los candidatos y futuros gobernantes de Tabasco.

+A la vista están sus alcaldes cómplices, igual de corruptos como los de Cárdenas, Rafael Acosta León; de Jalpa de Méndez, Francisco Javier Cabrera; de Paraíso, Bernardo Barradas, del corredor de la Chontalpa, que le han puesto a su disposición millones de pesos para hacer cuanto evento quiera, para promover sus aspiraciones políticas en su demente obsesión de ser candidato del PRD a la gubernatura en 2018.

 

 

Vanguardia/Redacción

 

Si en el cuento mitológico El Rey Midas convertía en oro todo lo que tocaba, Juan Manuel Fócil Pérez, dueño del PRD, corrompe y pudre todo lo que toca y a quien toca. Chantajista y vividor, encontró en la política y, en el PRD, su botín personal y modus vivendi.

Para el “empresario” de la limpieza, que se lava las manos con alcohol o se limpia con anti-bacterial apenas acaba de saludar a los perredistas humildes que se le acercan, primero está el negocio y se frota las manos de solo pensar que podría ser gobernador de Tabasco.

La fe y la religión de vida de Juan Manuel Fócil Pérez han sido el dinero y su poder corruptor.  Formado en el Tecnológico de Monterrey donde aprendió a querer y a tener el dinero en primer lugar. Pone en práctica el pensamiento madracista. “Todo lo que se compre con dinero sale barato”. Y donde ha estado el billete ahí aparece el neoperredista de marras.

Desde que asumió el control absoluto del PRD, y que ha hecho de sus dirigentes unos títeres y cómplices, como actualmente ocurre con Candelario Pérez Alvarado, diputado federal. Juan Manuel Fócil Pérez encontró la manera de hacer dinero más fácil y enriquecerse a costa del erario del que dispone en varios ayuntamientos de su “propiedad” y de los cargos de dirigentes o de representantes populares que ha logrado, aprovechando que tiene el control del partido para compartir, repartir y vender.

La venta de candidaturas al mejor postor a cargos de elección popular  en cada proceso electoral, es uno de sus más rentables negocios que le siguen dejando buen billete, y que le da para pagar su lujosa mansión en Residencial Campestre y sus lujosos carros, y a llevar una vida de Play boy que le cuesta caro.

Al pago por la candidatura de parte del interesado que quiere ser candidato a una diputación local, federal o  presidente municipal, con sus contadas excepciones, siguen los acuerdos en lo oscurito para que, de ganar la elección, le compartan el presupuesto público y obras millonarias a través de sus testaferros que se llevan su respectivo diezmo. Se le cuadran quienes quieren ser los candidatos y futuros gobernantes de Tabasco.

A la vista están sus alcaldes cómplices e igual de corruptos como los de Cárdenas, Rafael Acosta León; de Jalpa de Méndez, Francisco Javier Cabrera; de Paraíso, Bernardo Barradas, del corredor de la Chontalpa, que le han puesto a su disposición millones de pesos para hacer cuanto evento quiera, para promover sus aspiraciones políticas en su demente obsesión de ser candidato del PRD a la gubernatura en 2018.

Descarado y cínico, se pasea por los ayuntamientos con sus huestes cortando listones y en “labores sociales”, mientras los alcaldes le montan el circo para tomarse la foto y le pagan al siguiente día la publicidad en los periódicos, radio y televisión.

Desbordado por la ambición y la sed de poder sin límites, Juan Manuel Fócil Pérez ha puesto en marcha su plan perverso para tratar de quedarse con la candidatura del PRD al gobierno en la elección del 2018, y no ha escatimado en gastar millones de pesos en eventos, en pagar publicidad en redes sociales, periódicos y medios electrónicos.

El dinero dejó de ser uno de sus principales problemas, y abandonó de un día para otro su tacañería. A tras quedaron los tiempos en que le dolía el codo, invitarles un agua o un refresco a los militantes, o para pagarle publicidad a los medios de comunicación.

En su obsesión por ganarse la simpatía y el voto de los tabasqueños que le han dicho en varias ocasiones que es anti carismático y mal candidato; ha echado mano de programas sociales desde los Ayuntamientos y los recursos que en apariencia consigue su incondicional subordinado y títere Candelario Pérez como diputado federal.

Sin escrúpulos, Juan Manuel Fócil Pérez usa el programa de salud de cirugías para que médicos operen de manera gratuita a niños enfermos de paladar y labios leporinos. Mancha el programa social con su perversidad, porque su fin es por puro interés político.

De la misma manera es lo que está haciendo con los torneos de fútbol que ha puesto en marcha en varios municipios del estado con recursos públicos, para usar política y electoralmente a cientos de jóvenes deportistas que entusiasmados buscan participar.

Depredador voraz, Juan Manuel Fócil no se tienta el corazón, tampoco para usar a la fundación Marina Trinitaria con el cuento de ayudar a la gente con materiales, pero lo que lo mueve es hacer dinero, millones de pesos que engrosan sus cuentas bancarias.

En las bases perredistas y entre sus huestes, es conocido como el nuevo magnate de la política, y nada parece detenerlo en su ambición de amasar una fortuna incalculable.

Con los recursos suficientes se ha lanzado a la locura de ser gobernador de Tabasco. Claro, el dinero que está usando para promover su campaña política adelantada proviene de sus patrocinadores, y del erario que los tabasqueños pagan con sus impuestos.

El derroche millonario que hizo en su primer  informe, en una de las naves del Parque Tabasco, fue una muestra de que no es su dinero, sino el de los tabasqueños el que gasta. El acarreo de perredistas para que asistieran a su evento fue brutal e insultante, y ni así logró llenar.

Desesperado, busca crecer electoralmente, porque las encuestas que han sido publicadas, -las inventadas y reales-, no le dan ninguna oportunidad en la preferencia ciudadana, y lo colocan entre los últimos aspirantes; sus negativos lo hunden.

Autoritario, soberbio, intolerante, hace a un lado a quien se le ocurra pensar diferente o apoyar a otros aspirantes al gobierno de Tabasco, mientras en público asegura, que respeta a sus adversarios y que el candidato del PRD será el mejor posicionado.

Ha sido incapaz de ser un factor de unidad en el PRD, y ha logrado que varios de los grupos se unan para combatirlo y traten de quitarle el partido para darle un rumbo nuevo.

Aferrado a que debe ser el candidato al gobierno, podría llevar a la derrota al PRD en 2018. El futuro político del PRD y de sus militantes depende de sus locuras, ocurrencias y ambición.

El Rey Midas de la política—todo un rufiancillo del PRD– podría convertirse en el sepulturero del partido del que ahora es dueño. Acabará millonario, pero jamás logrará que los tabasqueños lo hagan gobernador.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

https://www.vanguardiatabasco.com/wp-content/uploads/2016/01/espacio.jpg
Comenta tu opinión

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calle: Belisario Domínguez No. 423, Col: Gil y Sáenz. Código Postal No. 86080 Tel: 315 49 96 Cel: 044 99 31 60 93 56 Correo: VANGUARDIA_JLCM@HOTMAIL.COM

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a esta página y recibir notificaciones de las actualizaciones.

Únete a otros 7 suscriptores

Todos los derechos reservados © 2016. Semanario Vanguardia Tabasco

Arriba