Entrevista

Gaudiano: “Voy a estar donde mi paisanos digan”

Siempre he tenido la aspiración, no lo voy a ocultar, de gobernar Tabasco

Si hago un buen trabajo, en Centro, el día de mañana se me van abrir otras puerta. Hoy, destaca, está concentrado en el municipio: “Y voy a trabajar fuerte para rescatarlo. Ésa será—resalta– mi mejor carta de presentación”. 

.–*** “No oculto mi aspiración, pero voy a tomar decisiones en base a lo que la gente diga, la gente manda. Y vamos a seguir adelante”.

.–*** “Tenemos—manifestó—que dejar un legado, un estilo propio de gobernar en el municipio de Centro. Afirmó: Soy el primer presidente municipal afiliado al PRD, a un partido político diferente al que gobernó por muchos años. Eso me obliga hacer las cosas diferentes. Creo que soy unos de los presidentes municipales más jóvenes de la historia de Centro y, eso—concretiza– también me obliga hacer las cosas diferentes”.

.–*** “El ser humano es político por naturaleza, y el ser humano debe estar inmiscuido en las decisiones que tomen los políticos. En las decisiones que tomen los representantes populares; si hay un divorcio entre la gente y el gobierno, perdemos. Si hay un divorcio entre la gente y la política, perdemos todos. No debe de haber un divorcio pueblo y el gobierno, sino que al contrario, debemos de ir juntos y unidos”, remachó.

.–*** Se refirió a los equilibrios del poder—a los que, cuando alcanzan la cúspide, se tambalean en el “famoso” ladrillito—y dijo que para él, la presidencia municipal no lo marea: “Siempre—aseguró—he tenido los pies sobre la tierra. Vengo de una familia de mucho arraigo en el estado y, no nada más de mis abuelos, sino también mis padres.  De una familia muy unida, y he trabajo siempre por lo que quiero y por lo que quise. Toda mi vida, desde muy joven y, muy temprana edad, me di cuenta de mi aspiración política; a diferencia de muchos amigos. Cuando muchos divagaban y no tenían mucha claridad de lo que querían estudiar, yo ya tenía la mira muy fija  y las metas muy  definidas de lo que quería ser. Eso me ayudó muchísimo, sobre otros amigos. Saber sobre lo que quería estudiar”.

 .–*** Gaudiano habla sobre su constancia y congruencia en su forma de actuar y pensar y, resaltó, de nuevo, que no ha dado bandazos en otros partidos políticos: “Creo que la congruencia es parte fundamental de los que nos dedicamos al quehacer político; de modo de que no me marea la presidencia municipal y, de esa forma, quiero seguir haciendo carrera política en mi estado, y por eso, estoy obligado hacer las cosas bien, y entregar cuentas claras y tener resultados”.

.–*** Y abundó: “En actos de corrupción, soy el primero en poner el ejemplo y tener mano dura y no titubear”. Y enfático, externó, además, que su honestidad y trasparencia es total. Esto—reconoció—es lo que le ha permitido avanzar, porque es una gente de principios, congruente con lo que dice y con lo que hace; porque el ejercicio público, debe de ser totalmente trasparente. Así tiene que ser. No es pregunta, es una afirmación.

.–*** En esa línea—el de la corrupción e impunidad– Gerardo Gaudiano–asegura– que nunca ha escuchado el canto de las sirenas. “Cuando se tienen los pies en la tierra—agregó—se identifica cuando alguien le está endulzando el oído, pero lo más importante—sostiene—es no despegarse de la tierra, de la realidad”.

.–*** Hombre de templanzas, de extraordinaria inteligencia, de emoción sólida, el edil de Centro no titubea ni trastabilla cuando se le inquiere si tiene alguna obsesión por el poder—la caballada está gorda y ya arrancaron rumbo al hándicap electoral del 2018, pese a que la ley se los prohíbe—resuelto precisa que no es un obsesionado por el poder y, sin embargo, acepta que quiere servir a Tabasco, quiere servir a su municipio: “Quiero hacer historia, quiero trascender, quiero hacer la cosas bien. La vida te da oportunidades, uno sabe si las toma o no, de modo que, no hay ninguna obsesión. Te repito, me preparé para servir a Tabasco; si me preguntas, ¿qué me gustaría? me gustaría seguir haciendo carrera política aquí en Tabaco, y por eso estoy obligado hacer las cosas bien.

 

Vanguardia/Redacción

 Lo vi feliz, cuando habló de su pasión por  Tabasco, de su  quehacer cotidiano, de su tarea de gobernar Centro.

Con una prosa limpia, directa, reveladora de un firmísimo carácter y de una mente original, Gerardo Gaudiano Rovirosa, define su estilo personal de gobernar, en donde—dijo– imita a su abuelo, Leandro Rovirosa Wade, aunque  resaltando que tiene un estilo propio para gobernar, con una forma novedosa, distinta  en el municipio: “De gobernar en la calle. Ésa es la mejor manera de gobernar”, insiste”.

“Tenemos un slogan que a mí me gusta mucho, de que la oficina está en la calle y, eso—agrega– hay que llevarlo a la práctica. Hay que salir a la calle—repite– porque ésa es la mejor manera de gobernar, escuchando a la gente; no se pueden resolver todos los problemas de la noche a la mañana  y, eso, hay que entenderlo”.

Añade: “Se avanza muchísimo gobernando cerca de la gente,  escuchando a los habitantes de este gran municipio y, sobre todos, haciendo compromiso para ir resolviendo poco a pocos los problema de nuestro pueblo”.

El edil de Centro, contagiado de optimismo, de emoción social constante, habló de su trabajo en el municipio, del valor que le da a la política y del enorme esfuerzo que está realizando para darle más y mejores obras a sus paisanos.

En una entrevista en donde se rubricó la confianza, el respeto y el grandísimo amor que  Gerardo Gaudiano sigue sintiendo por su abuelo, don  Leandro Rovirosa Wade, resaltó la perseverancia que le imprime a su trabajo y—agregó– que su edad, sus ideales y su entusiasmo le permiten estampar un sello diferente al municipio de Centro. Todos los directores—explicó–tienen que entrar a la misma dinámica de trabajo en la que está el presidente municipal”.

Observó, más adelante, que ha hecho cambios en la administración: “Y voy a seguir haciendo lo que sea necesario con tal de llegar a donde quiero llevar en esta administración. Todos los directores deben de estar al mismo ritmo de trabajo, no hay escusas; nadie se puede quedar atrás, dijo y, por supuesto,–añadió– el alcalde marca la pauta, marca el estilo de gobernar, marca el ritmo de trabajo que debemos de tener, y creo que vamos por buen rumbo”.

Gaudiano que vive  la aurora de la reconciliación tabasqueña, y  siente que es posible embarcarse en una obra de beneficio colectivo; admite que falta mucho por hacer en Centro; no es suficiente, y esgrime—como todo conocedor del arte de la política–, que todos están trabajando a marchas forzadas: “Todos los días visito una colonia, recorro una villa, ranchería o comunidad más alejada de Centro; todo los días estoy en la calle y, eso—apostilla– me ha sensibilizado muchísimo porque, trabajar cerca de los ciudadanos me motiva, me  nutre de experiencia y logra  que  vaya adquiriendo un gran aprendizaje en estos meses que llevo en la administración municipal”.

En los vaivenes de la charla, el exdiputado federal, siempre tiene a su abuelo LRW en sus labios. Se expresa de lo mejor, y asegura que él lo ayudó en su formación política: “Mi trayectoria lo hice al lado de mi abuelo, un gran humanista, un gran técnico, pero sobre todo, una gente muy apegada a su estado”.

Espontáneo, así de frágil, por los sentimientos encontrados, el excoordinador Juvenil en la Campaña del candidato a gobernador de la Alianza por Tabasco, rememoró la gran hazaña de Rovirosa Wade, cuando tomó la decisión de defender el petróleo, de lo que se producía aquí en el estado, de defender el porcentaje de cada peso por lo que extraía de nuestro subsuelo. Fue así—puntualizó—que se lograron incrementar las participaciones federales: de 600, 700, a más de 200 mil millones de pesos en el tercer año de su gobierno.

Indica: “Esto fue un gran logro y, por supuesto, su ejemplo perdura. Está presente y me motiva hacer carrera política y  a actuar en base a principio y al legado que él me dejo”.

Mientras remachaba que en su gobierno, primero es la gente, escucharlos, trabajar con ellos, resolver los problemas, Gaudiano Rovirosa reafirmaba su compromiso de que su dinámica para ejercer el cargo es sencilla: involucrarse con los ciudadanos, hacer evaluaciones financieras constantes con los directores de las áreas correspondientes y comprometerse con obras prioritarias de cada comunidad. Ésa—reiteró—es la mejor manera de gobernar.

Gobernar con el pueblo—lema de su abuelo—le inspira, le llena de orgullo y lo fortalece: “Ésa es la mejor manera como se debe gobernar hoy en día”, recalcó.

El expresidente del  Comité Ejecutivo Municipal de Tabasco, habla sobre el significado de mantenerse en contacto permanente con su gente, con sus paisanos y, señala, que cuando se están haciendo bien las cosas, los coterráneos reconocen el esfuerzo, se solidarizan, te dan el beneficio de la duda; cuando no se hacen bien las cosas, me consta, son los primeros en alzar la voz.

Asegura—usa la humildad como virtud principal para ejercer el cargo—que al empaparse del calor, del sudor de sus paisanos, para él es una satisfacción muy grande. Una satisfacción—sostiene—que difícilmente muchos políticos viven: “Te lo digo honestamente, el haber competido dos veces y haber ganado dos veces la presidencia municipal, es una experiencia que pocos políticos pueden contar”.

Se pregunta: ¿A cuánta gente del país le anulan una elección por causas ajenas a él, por causas ajenas a su partido  y tiene la posibilidad de refrendar aún un triunfo más grande que el primero? Agrega: “Imagínate el compromiso que yo sentí  después de haber ganado la segunda elección, y eso es algo que pocos políticos, creo, que tienen la oportunidad de vivir esa experiencia con la gente, esa experiencia de esa doble victoria”.

“El compromiso de los ciudadanos, el involucrarse con la presidencia que yo encabezo, en fin, para mí no hay días malos en la presidencia municipal;  el salir  todos los días y estar en contacto con la gente, me motiva a seguir adelante. Por supuesto, como en todo, pueden haber días mejores, sin embargo, estoy convencido que ésta es la mejor manera de gobernar, y que hoy en día, quien quiera salir adelante tiene que gobernar de esa manera”, subrayó.

El reportero lo mira fijamente y parafraseando a Daniel Cosío Villegas, le inquiere, por su dinámica de trabajo y su estilo personal de gobernar. ¿Esto te reencausa para aspirar hacer gobernador de Tabasco? Sin titubear, ataja: “La gente es lo más valioso, deberás, es lo más importante de esta administración y la posibilidad de salir adelante; la posibilidad de cambiar muchas cosas, es lo que a mí me motiva  a seguir trabajando”.

“Nunca he ocultado que he querido hacer carrera política en Tabasco, ¿hacia dónde voy? Hacia donde la gente diga, se responde y—enfatiza—su deseo de querer concentrarse en el municipio: “Quiero hacer un buen trabajo, quiero seguir adelante. Ésa es la instrucción que le he dado a mis funcionarios, que nada de desviar la atención a otras cosas. Vamos a concentrarnos en el municipio y, estoy seguro, que si hago un buen trabajo, el día de mañana se me van abrir otras puertas. En este momento creo que Centro requiere de toda mi atención”.

El entrevistador le observa, que el buen trabajo lo puede catapultar  para aspirar y convertirse en el futuro gobernador de Tabasco. El munícipe de Centro, no duda y subraya: “No tengo duda que haciendo un buen trabajo se van abrir escenarios a, b, c; se van abrir posibilidades. De eso no tengo ninguna duda. Siempre he querido hacer carrera política en Tabasco; yo voy a estar donde mi paisanos digan, y los voy a escuchar y los voy a tomar en cuenta como siempre lo he hecho para tomar decisiones, y debo decirte que Centro merece todo mi respeto, toda mi atención y todo mi empuje para que salga adelante y, le estoy cumpliendo, y creo que le voy a seguir cumpliendo a los habitantes del municipio, y vamos para adelante”.

Sin titubear valora su postura frente a los desafíos que tiene enfrente, y acepta que representa a una nueva generación de políticos en el estado y, además, afirma, que nunca ha pertenecido,  a ningún otro partido: “Soy una generación nueva en el PRD, por eso es tan importante demostrar que los jóvenes pueden hacer las cosas de manera distinta”.

“Tenemos—manifestó—que dejar un legado, un estilo propio de gobernar en el municipio de Centro. Afirmo: “Soy el primer presidente municipal afiliado al PRD, a un partido político diferente al que gobernó por muchos años. Eso me obliga hacer las cosas diferentes. Creo que soy unos de los presidentes municipales más jóvenes de la historia de Centro y, eso—concretiza– también me obliga hacer las cosas diferentes”.

Su triunfo—responde a raíz del cuestionamiento—lo convierte en un demócrata, por lo que más adelante llamó a que la gente participe, y no se aleje de la política: “Siempre—soltó—vamos a seguir motivando a la ciudadanía con acciones positivas”.

El ser humano es político por naturaleza, y el ser humano debe estar inmiscuido en las decisiones que tomen los políticos. En las decisiones que tomen los representantes populares; si hay un divorcio entre la gente y el gobierno, perdemos. Si hay un divorcio entre la gente y la política, perdemos todos. No debe de haber un divorcio pueblo y el gobierno, sino que al contrario, debemos de ir juntos y unidos”, remachó.

Al mostrar su interés para que la gente participe, se sume, el jefe de la Comuna de Centro ponderó—por los hechos de la anulación de su triunfo y de las maniobras electorales que se realizaron en los tribunales—la decisión de darle certidumbre, seguridad a la gente que participa: “Los actos de corrupción inhibe a la gente. Tenemos que ir quitando ese estigma de que todos los políticos son iguales, y me interesa demostrar que en Centro, tenemos la capacidad y la voluntad de hacer las cosas diferentes”, dijo.

Se refirió a los equilibrios del poder—a los que, cuando alcanzan la cúspide, se tambalean en el “famoso” ladrillito—y dijo que para él, la presidencia municipal no lo marea: “Siempre—aseguró—he tenido los pies sobre la tierra. Vengo de una familia de mucho arraigo en el estado y, no nada más de mis abuelos, sino también mis padres.  De una familia muy unida, y he trabajo siempre por lo que quiero y por lo que quise. Toda mi vida, desde muy joven y, muy temprana edad, me di cuenta de mi aspiración política; a diferencia de muchos amigos. Cuando muchos divagaban y no tenían mucha claridad de lo que querían estudiar, yo ya tenía la mira muy fija  y las metas muy  definidas de lo que quería ser. Eso me ayudó muchísimo, sobre otros amigos. Saber sobre lo que quería estudiar”.

Gaudiano habla sobre su constancia y congruencia en su forma de actuar y pensar y, resaltó, de nuevo, que no ha dado bandazos en otros partidos políticos: “Creo que la congruencia es parte fundamental de los que nos dedicamos al quehacer político; de modo de que no me marea la presidencia municipal y, de esa forma, quiero seguir haciendo carrera política en mi estado, y por eso, estoy obligado hacer las cosas bien, y entregar cuentas claras y tener resultados”.

En el tema de la corrupción e impunidad. Ésta se combate a diario, dijo y afirmó que él tiene un compromiso muy fuerte al respecto. Hay que transparentar las acciones de gobierno, el ejercicio público. En este renglón—lo ha publicitado constantemente—lo primero que se hizo, fue crear el Consejo Ciudadano—30 representantes de distintos sectores—para que los evalúen o para cuestionar las decisiones y acciones de su administración; presentó su declaración 3 de 3; se disminuyó el sueldo del alcalde al 20 %, directores 10%; se eliminó el bono de fin de año, vales de gasolina para los funcionarios de primer nivel; se suspendió la renta de vehículos. Todo esto es importante decirlo—indicó—porque van de acorde a los momentos críticos que está viviendo nuestro país.

Y abundó: “En actos de corrupción, soy el primero en poner el ejemplo y tener mano dura y no titubear”. Y enfático, externó, además, que su honestidad y trasparencia es total. Esto—reconoció—es lo que le ha permitido avanzar, porque es una gente de principios, congruente con lo que dice y con lo que hace; porque el ejercicio público, debe de ser totalmente trasparente. Así tiene que ser. No es pregunta, es una afirmación.

En esa línea—el de la corrupción e impunidad– Gerardo Gaudiano–asegura– que nunca ha escuchado el canto de las sirenas. “Cuando se tienen los pies en la tierra—agregó—se identifica cuando alguien le está endulzando el oído, pero lo más importante—sostiene—es no despegarse de la tierra, de la realidad”.

“Por eso—dice– los recorridos que hago a diario en la calle me permiten tener una visión muy objetiva de las cosas. Te repito, no soy monedita de oro para tener el aval al 100 % de la población,  pero creo que trabajando fuerte y trabajando duro, con entrega total, se logra un reconocimiento de la mayoría de la gente. A eso es a lo que aspiro. Cuando termine mi gestión como alcalde, la mayoría de la gente reconozca el avance, el progreso, la modernización de Villahermosa. El embellecimiento de la ciudad, el mejoramiento de los servicios municipales que, a final de cuenta, son la tarea fundamental del municipio”.

Se defiende de sus críticos—entre muchos, Raúl Ojeda– que no aceptan la construcción de las jardineras en la avenida Paseo Tabasco y argumenta que, en esta infraestructura, tiene como asesor a Rogelio Jiménez Pons, un gran arquitecto, impulsor de Tabasco 2000. Una gente con mucha experiencia y mucho talento que estuvo al frente de este proyecto y que, hoy, ha sido ya avalado por mucha gente.

Ante la ola de inconformidad, el joven presidente municipal de Centro–apuntó—que el tomar decisiones siempre tiene un riesgo. Hay quienes apoyan y otras personas que están en contra. En el municipio se dejaron de hacer las cosas, por lo que tuve que tomar la responsabilidad. De hecho—pregunta–¿no sé si viste una muestra que pusimos de cómo va a quedar la jardinera de Paseo Tabasco? Iluminadas con tipo leds, con un sistema de riego por goteo y, sobre todo, por embellecimiento de la ciudad.

Es parte del tercer eje rector que nosotros ofrecimos y, no es nada más las jardineras, es una avenida emblemática, Paseo Tabasco que, ¿no se si ya observaste la jardinería que estamos poniendo por la parte del Carrizal? Todo es parte de un proyecto integral que contempla arreglar las banquetas, las guarniciones, pintura, cambio de luminaria por leds.

“Es un corredor gastronómico, y me han pedido los mismo restauranteros que podamos cambiar las luminarias, y el cruce de peatones serán 39, esto por  para seguridad; no como se manejan por ahí que nada más 5, ¡no!. Yo escucho mucho a la gente y una de las preocupaciones que tenían con las jardineras era los cruces. Ahora déjame decirte que estas jardineras que se están haciendo, es un signo también de modernidad, es decir, las ciudades modernas aspiran a eso, a  los cruces peatonales y es, hasta una cuestión de seguridad, para que los transeúntes no crucen en cualquier parte; por eso se tienen que hacer cruces”.

“No nos podemos quedar atrás, puntualiza y añade que estamos obligados a embellecer la ciudad,  Mérida lo ha hecho, Campeche lo está haciendo,  la Ciudad de México lo está haciendo; entonces, estamos obligados a estar a la vanguardia. La llegada del turibús  es un ejemplo claro de que tenemos que fomentar otras áreas, y no nada más apostarle al petróleo. Tenemos que fomentar el turismo; tenemos que ofrecer al turista, cuando vengan, oportunidades, espacios de recreación, por eso le estoy metiendo muy fuerte a la recuperación de espacios públicos, de parques.  Estamos recuperando los espacios emblemáticos pero, ¿cómo lo vamos a lograr? recuperando los parques. Voy a seguir invirtiendo y voy a seguir apostándole al embellecimiento de la ciudad”.

Admite que Villahermosa se quedó rezagado del resto de los estados del sureste, y puntualiza que él lo ve a diario en sus recorridos que realiza por las comunidades. “Si vamos a entregar una calle pavimentada, falta el drenaje, si falta el drenaje falta la pavimentación, si entregamos la pavimentación, falta las luminarias. Efectivamente, Villahermosa, es mucho más que la parte urbana. Villahermosa se conforma por villas, colonias, por comunidades, y me ha tocado recorrer todas las demarcaciones del municipio. Las conozco muy bien, y te puedo asegurar que terminando mi gestión, vamos a tener obras o dos o tres, dependiendo del presupuesto que se está ejerciendo de manera correcta, prioritarias en cada comunidad.

“Déjame decirte que todo los días, si ustedes me siguen en las redes, pueden constatar que estoy dando banderazos de obras importantes  en comunidades y colonias.  Por ponerte un ejemplo, con una inversión de más de 15 millones de pesos  construiremos el mercado de Playas del Rosario. Una obra—comenta– que Playas del Rosario, nunca ha tenido. Será un mercado digno.

Continua: “El albergue que estamos haciendo en el hospital Rovirosa, lo ofrecí en campaña; nunca más los familiares de los enfermos dormirán por las noches en el suelo; obras sociales como éstas, te puedo mencionar muchas. Estamos construyendo 17 canchas de futbol que vamos a entregar este año. ¿Cómo lo estamos logrando?, con recursos que hemos conseguido de la  Cámara de Diputados, de instituciones federales. Fui diputado federal, conozco la ruta. Sé cómo bajar recursos; me fui a la Cámara de diputados, y quiero decirte, que este año, sí contamos con la inversión del mercado José María Pino Suárez. Una decisión histórica, y si sumamos eso 300 millones de pesos, aunado a lo que va a invertir el municipio, estamos hablando de una inversión de alrededor 900  millones de pesos, para obra pública en el municipio de Centro.

Destacó que su prioridad es el bienestar social de sus gobernados y, aclaró, que ésa es la parte humana de un gobernante: la obra social, por lo que, reconoció, que la lo más importante de su gobierno, es este renglón dado a que, con esto se demuestra la voluntad, la disposición, las ganas, el ahínco de servir a su municipio.

La ruta es muy sencilla. Lo definió así: todos los martes y jueves tengo audiencia con los delegados. Se reúnen aquí 30, 35 delegados; los atendemos, convoco a los principales directores y las cosas van saliendo. Los problemas se van resolviendo; cuando se pueden. Muchas veces son problemas que con una firma se resuelven. Problemas que estaban archivados en jurídicos, durante muchos años, y teniendo aquí a los directores más importantes, se resuelven.

Los jueves doy audiencia en colonia y comunidades diferentes y, el dar audiencia, es una copia de lo que hacia mi abuelo. El programa presidente en tu escuela y presidente por un día, es una copia de un programa que tuvo mi abuelo. Las audiencias públicas las daba mi abuelo en su despacho. Yo decidí y opté por sacar las audiencias a las comunidades y colonias y, en éstas, están los principales directores a un lado, y resolvemos muchísimas cosas.

Dar audiencias públicas, es una de las satisfacciones más grandes que he tenido como presidente municipal, por las vivencias que a diario se viven con los ciudadanos. Lo mismo me puede llegar a ver una gente por un problema entre vecinos, por un robo de una gallina, hasta el problema que tiene que ver con la estructura del municipio, cambio de luminarias, pavimentación de calles, en fin, la gente en Tabasco, los paisanos, son extraordinarios, son muy  nobles, y acuden siempre a la autoridad en busca de una respuesta.

Mientras el presidente Gaudiano Rovirosa, confió, por un lado, que el mejor aceite que ha utilizado para lubricar los engranajes, y trasformar el aparato burocrático de su administración, por otra parte, señaló, que todo esto  ha sido la pasión, el amor por el municipio y su entusiasmo.

Aseveró después que unas de las primeras acciones que llevó a cabo como presidente municipal, desde el primer día que asumió el poder,  fue abrir la puerta del palacio municipal que durante muchos años estuvieron oxidadas. Fue una acción muy sencilla, abrir la puerta, poner una bandera en la Plaza de la Revolución, y hoy puedes ver esa bandera como ondea, y como la puerta está abierta.

Ésta—externó–es la casa de todos los habitantes de este municipio. Yo quisiera que el día tuviera más horas para poder dedicar más tiempo a esta administración. Sin embargo,–opinó– el tiempo es corto; los días son cortos, y yo dedico una gran parte de mi tiempo,  sino es que todo, al municipio y, bueno, no es para menos;  gané dos elecciones y me siento muy comprometido con la gente y, le damos, hasta que el cuerpo aguante.

¡Alerta!, siempre pendiente del cuestionamiento de su interlocutor, Gaudiano admite que le reingeniería administrativa en su gobierno está funcionando, para esto—sostuvo—invierten todos los días capital humano, social, político y técnico en modernizar el municipio: “A mí me da mucho gusto y mucha satisfacción escuchar cuando la gente viene y me dice ¡presidente!, fui hacer un pago y fue mucho más rápido que hace una año. Advierte: “No dudo que tengamos también problemas, eso es parte de un proceso cotidiano, pero a diario nos vamos modernizando”.

¿De su relación con el sindicato?, resuelve que ésta es extraordinaria. Nunca más, espero y estoy convencido, de ver un problema aquí relacionado con la basura, y que tiren los desechos, acá, nunca más.  La relación con el sindicato es de respeto. Los habitantes de Villahermosa no merecen una relación de enfrentamiento con el sindicato; quien pierde es la gente. Si no te recogen la basura, el que pierde es el ciudadano.

Jugamos cada mes un partido de futbol o de béisbol con los miembros del  sindicato. Nos divertimos sanamente con ellos. Convivimos como esta gran familia que es el municipio de Centro; nos dejamos de ver como enemigos. Hay una relación de respeto, una relación buena; eso me ha ayudado mucho a avanzar a través del convencimiento. Las cuadrillas de bacheo, las cuadrillas de servicios municipales, al verme en la calle se motivan; al ver al presidente evaluando su trabajo, saludándolos en la calle. Sin duda es motivador también para ellos. Lo que les he pedido es que me ayuden, y que estén al mismo ritmo. Yo hoy estoy trabajando fuerte, gracias también al apoyo que he recibido de los trabajadores de base, que son extraordinarios y que merecen todo mi respetos.

Instalados en la sala de Juntas—una importante ala de palacio municipal en donde se realizan los acuerdos más sobresalientes del poder y, en donde también el reportero ha entrevistado a la mayoría de exalcaldes priistas, con excepción de Jesús Alí de la Torre—del poder municipal de Centro, Gaudiano Rovirosa y el entrevistador de Vanguardia se enfrascaron en un serio debate de ideas en donde el protagonista principal acepta la crítica, pero de manera constructiva: “Eso no me espanta, ataja y, sonríe, a la vez que expone que el ejercicio de poder desgasta. Aspira—aunque no es monedita de oro para tener la simpatía de todos, insiste– a que la mayoría de la gente reconozca el gran esfuerzo que estamos haciendo, entre todos, para sacar adelante al municipio”.

“Las críticas son bienvenidas, siempre y cuando aporten, siempre y cuando tengan un contenido específico. Las criticas insanas, los males intencionados, esas la tratamos de hacer a un lado. Yo soy respetuoso; soy una gente con criterio; soy una gente que estudió la carrera de Ciencias Políticas y Administración Pública, y eso me ha permitido gobernar con una visión distinta, con una preparación académica importante  y, sobre todo, con una experiencia del día a día del gobernar con la gente. Bienvenidas las críticas constructivas: eso no me espanta.

Hombre de templanzas, de extraordinaria inteligencia, de emoción sólida, el edil de Centro no titubea ni trastabilla cuando se le inquiere si tiene alguna obsesión por el poder—la caballada está gorda y ya arrancaron rumbo al hándicap electoral del 2018, pese a que la ley se los prohíbe—resuelto precisa que no es un obsesionado por el poder y, sin embargo, acepta que quiere servir a Tabasco, quiere servir a su municipio: “Quiero hacer historia, quiero trascender, quiero hacer la cosas bien. La vida te da oportunidades, uno sabe si las toma o no, de modo que, no hay ninguna obsesión. Te repito, me preparé para servir a Tabasco; si me preguntas, ¿qué me gustaría? me gustaría seguir haciendo carrera política aquí en Tabaco, y por eso estoy obligado hacer las cosas bien.   

¿Aunque usted está destapado para la gubernatura del 2018?, ataja: “Bueno, pero yo no me he destapado”

Vamos hacer honestos ¿Gerardo Gaudiano aspira hacer gobernador de Tabasco? Para eso se está preparando, cuenta con la simpatía y el cariño de la gente, ¿no lo siente usted así? Finalmente reconoce y con una emoción que se siente, que se palpa, que trasciende en el ambiente, arguye:

“Sí. Yo para hacerlo más concreto y lo más directo posible, siempre me he preparado para hacer carrera política en Tabasco. ¿Qué me depara el destino? Eso lo voy a escuchar de la gente, a los ciudadanos. Voy a seguir sirviendo al Centro; voy a seguir cumpliéndole al Centro; llevo poco tiempo como presidente municipal. Me quiero concentrar de lleno en la presidencia municipal; no quiero desviar mi atención a otro tema más que a éste y, te repito, yo sé que haciendo un buen trabajo en Centro, se me van abrir otras puertas.

Al vertir su opinión sobre los trepadores de la política. Los que se convierten en  camaleones sexenales—aquellos que brincan de un partido a otro, en su voracidad de no perder sus cotos de poder—Gerardo Gaudiano, dice: “La gente los pone en su lugar. El ciudadano es inteligente, es crítico, es duro y pone a cada quien en su lugar. La gente reconoce el esfuerzo y la gente reconoce el trabajo de las personas y, yo creo, que la historia los va a poner en su lugar”.

Ni antes ni después, el estudioso de las ciencias políticas y de la administración pública comprende que es un actor de la política, que actualmente está concentrado en el municipio de Centro, trabajando fuerte para sacarlo adelante todos los días: “Aportando mi mayor esfuerzo, mi mayor entusiasmo, junto con la gente, para dar  resultado concretos en el municipio de Centro.

Ante esa encrucijada su interlocutor batea: ¿Es el 2018, su quimera?

El expresidente de la Comisión de Recursos Hidráulicos de la Cámara de Diputados, no titubea cuando afirma que el 2018 sin duda va hacer un año interesante pero, aclara, que será también de muchos retos para todos. Se compromete a esperar los tiempos pero, asegura, que siempre ha tenido la aspiración, “no lo voy a ocultar”, de gobernar Tabasco.

Hoy, destaca, está concentrado en el municipio: “Y voy a trabajar fuerte para rescatarlo. Ésa será—resalta– mi mejor carta de presentación”.

Todo hombre tiene sueños,–“varios sueños– pero por el momento, afirma, uno de ellos es Centro”.

Al mismo tiempo, desliza con cuidado, con mucho cuidado: “No oculto mi aspiración, pero voy a tomar decisiones en base a lo que la gente diga, la gente manda. Y vamos a seguir adelante”.

El entrevistador lo cuestiona sobre la enorme deuda que existe—395 millones de pesos— en la cual sus antecesores priistas dejaron hipotecado a Centro. Sobre esto—plantea—que ésta, se renegoció, y se está pagando mes con mes. “Es una deuda—afirma—que se viene arrastrando y la estamos pagando, amortizando, de manera responsable y así tener finanzas sanas”.

La entrevista trascurre con la presión del tiempo. La agenda de Gerardo Gaudiano es apretada y el reportero siente que el tiempo vuela, pero le inquiere, ¿Quiénes son los responsables de esa enorme deuda, presidente? Sin inmutarse, directo el golpe, asegura: “Mis antecesores priistas. Aquí está la historia. Aquí están los datos, los números. Se conoce, perfectamente bien, en que gobierno endeudaron al Ayuntamiento”.

Dejando una puerta abierta para que el reportero se introdujera, éste, le inquiere de inmediato: ¿en qué gobierno, señor presidente? Y Gaudiano, sin resbalarse, sin ningún temor, sin buscar ser el solapador de sus antecesores, afirma tajante: “En el gobierno de Jesús Alí”.

Aclara que el expriista, hoy político independiente, pidió un préstamo para la construcción del Musevi, entre otras cosas, y esa deuda que adquirió es la que venimos arrastrando, y la cual estamos pagando mes con mes.

Poco antes, al inicio de la conversación, Gaudiano Rovirosa habló sobre el legado que nos heredó Lázaro Cárdenas del Río. —como referencia al libro Cárdenas por Cárdenas, escrito por su hijo Cuauhtémoc—Aquí sobresaltó que el cardenismo representa, para los jóvenes, muchas cosas, sobre todo, la idea de la expropiación petrolera, la defensa de la soberanía nacional, la repartición agraria, que hasta el día de hoy siguen vigentes esas políticas públicas del expresidente de México.

Hasta el día de hoy—explicó el presidente municipal, Gaudiano Rovirosa– se recuerda la expropiación petrolera, como un acto nacionalista y justo con el pueblo de México. Muchas otras cosas que se hicieron en los 40, durante el gobierno del general Lázaro Cárdenas y, posteriormente, su hijo, Cuauhtémoc, inició el Frente Democrático Nacional, luego,  Partido de la Revolución Democrática.

Para fijar los tiempos, el jefe de la comuna municipal de Centro, reconoce que mientras Cárdenas expropió el petróleo, el peñismo lo enterró, y lo vendió a intereses internacionales. Esto, evidentemente, es una contradicción—apunta– son posturas diferentes e ideales distintos.

Profundiza: “Lo hecho por el general Lázaro Cárdenas, es evidente—por los contrastes de la política—con lo que está sucediendo hoy en nuestro país. Hoy estamos viendo con preocupación cómo poco a poco se ha ido entregando el petróleo y, bueno, el ser de izquierda, el pertenecer a un partido de izquierda, nos ha hecho alzar la voz y, sobre todo, defender nuestro petróleo”.

El edil de Centro piensa que el estado debe de ser el eje rector de los mercados, del tema petrolero y ser muy cuidadoso,  porque la soberanía nacional depende de nuestros gobiernos y, sobre todo, lo más importante es que debemos de tener gobiernos nacionalistas, más haya de posturas encontradas o de ideologías encontradas entre izquierda, derecha y centro.

“Yo creo que nuestro presidente y nuestro representante debe de ser nacionalista antes de cualquier otra cosa; por eso yo sostengo, que el petróleo debe de estar en manos del gobierno,  y el gobierno debe ser el rector, no nada más, de este recurso natural, sino también del mercado también. Creo que el estado debe de intervenir; el estado debe de regular y, bueno, eso es lo que creo”, puntualizó.

Reiteró que en muchas ocasiones se ha sumado al reclamo popular,  e insistió, que él no está de acuerdo con el alza de la gasolina. Agregó que tampoco estuvo de acuerdo con la reforma energética. Votamos en contra los diputados federales de la LXII legislatura de Tabasco   y, por supuesto, alzamos la voz como ciudadanos, como militantes del PRD, y como presidente municipal en contra de entregar el petróleo a los extranjeros o a las trasnacionales.

El hombre que nació el 10 de enero de 1981—con 36 años de edad—nieto del Leandro Rovirosa Wade, ex gobernador de Tabasco, y fuerte aspirante al gobierno del estado—el puntero en las encuestas rumbo al 2018—se define como un hombre leal a nuestra patria, nacionalista y demócrata y, con mucho amor– aseveró– a nuestra patria chica, que es la que nos mueve para defenderla, luchar, quererla y hacer bien las cosas. Vanguardia.

 

 

 

 

https://www.vanguardiatabasco.com/wp-content/uploads/2016/01/espacio.jpg
Comenta tu opinión

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calle: Belisario Domínguez No. 423, Col: Gil y Sáenz. Código Postal No. 86080 Tel: 315 49 96 Cel: 044 99 31 60 93 56 Correo: VANGUARDIA_JLCM@HOTMAIL.COM

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a esta página y recibir notificaciones de las actualizaciones.

Únete a otros 7 suscriptores

Todos los derechos reservados © 2016. Semanario Vanguardia Tabasco

Arriba